Día del Folklore: Una copla para Atahualpa – Desafios Educativos

Día del Folklore: Una copla para Atahualpa

Quizás a muchos de ustedes les parezca familiar el nombre de Atahualpa Yupanqui. Puede que lo hayan leído en algún manual o escuchado que alguien lo mencionó en su casa, a él o a su prolífera obra. Pero… ¿quién fue realmente?

Nacido en Campo de la Cruz, Atahualpa Yupanqui (1908-1992) -seudónimo de Héctor Roberto Chavero- fue un cantautor, guitarrista, poeta y escritor argentino. Es considerado, unánimemente, como uno de los padres del folklore nacional por el rescate y revalorización que su obra hizo de las músicas, danzas y voces populares de la Argentina.

Ahora que ya sabés quién fue Atahualpa y su trascendencia histórica para el folklore argentino, ¡llegó tu momento de componer! Primero, leé la Milonga del peón de campo que adjuntamos a continuación y luego anímate a escribir una propia. ¡Sólo una condición! Como lo hiciera Atahualpa, tu copla debe describir tu forma de vivir, enfatizando en costumbres y tradiciones de tu lugar de origen.

 

Yo nunca tuve tropilla, siempre he montao en ajeno

tuve un zaino que de bueno ni pisaba la gramilla

Llevo una vida sencilla, como es la del pobre peón

Madrugón tras madrugón con lluvia, escarcha o pampero

a veces me duelen fiero ,los hígados y el riñón.

 

Soy peon de la estancia vieja, partido de Madalena

y aunque no valga la pena, anote que no son quejas.

Un portón lleno de rejas y alla en el fondo un chalet

lo recibirá un ballet que anda siempre difrazao´.

Más no se asuste cuñao y por mi preguntelé.

 

Ni se le ocurra avisar que viene pa´ visitarme,

diga que viene a cobrarme y lo han de dejar dentrar…

Allí le van a indicar que siga los eucalitos

al final esta un ranchito que han levantao estas manos

esa es mi casa paisano y ahí puede pegar el grito.

 

Allí le voy a mostrar mi mancarrón, mis 2 perros,

unas espuelas de fierro y un monton de cosas más .

Si es entendido vera un pocho de fina trama y el retrato de mi mama que es ande rezo pensando

mientras lo voy adornando con florcitas de retama.

 

Que puede ofertar un peón que no sean sus pobrezas

a veces me entra tristeza otras veces, rebelión .

En más de una ocasión quisiera hacerme perdíz.

Para ver de ser feliz en algún pago lejano,

pero la verda´, paisano, me gusta el aire de aquí.