Día del Corazón: Azúcar y Enfermedades cardiovasculares – Desafios Educativos

Día del Corazón: Azúcar y Enfermedades cardiovasculares

La alimentación incide en la ocurrencia de enfermedades cardiovasculares. Una dieta sana y saludable mantiene a bajos niveles el azúcar y las grasas en la sangre. Pero… ¿por qué es nocivo el azúcar? Veamos.

 

Una dieta malsana

Una dieta baja en lípidos y alta en hidratos de carbono (especialmente en azúcares simples, que se encuentran en bebidas azucaradas, chocolate, dulces, gaseosas, etc.) tiene importantes repercusiones en nuestro organismo.

La diabetes, por su parte, es una condición que supone un alto contenido de azúcar en la sangre, y que se ve acrecentada por la obesidad. Es por esto que en la nueva pirámide alimentaria se ha incluido la realización de actividad física de forma regular como parte integral de una dieta sana.

01_utilizacion del agua por paises


Los perjuicios del azúcar

Las altas dosis de azúcares en la sangre provocan cambios metabólicos que se manifiestan en diferentes complicaciones, como la aterosclerosis, la insuficiencia cardíaca y la inflamación de la sangre.

La arteriosclerosis se caracteriza por un engrosamiento de las paredes de las arterias, y una dureza anómala de sus capas internas. Esto ocurre debido al acumulamiento de material graso y de desechos, resultando en una reducción del diámetro del vaso sanguíneo, obstruyendo el flujo de sangre. Esto puede derivar en un infarto.

nota-01_perjuicios-azucar_f3

La insuficiencia cardíaca se da por la presencia de la “Glucosa 6-fosfato” (G6P), que se acumula a partir de un consumo elevado de azúcar o almidón. La G6P causa estrés para el corazón, modificando las proteínas musculares, y reduciendo así la capacidad de bombeo del músculo cardíaco.

nota-01_perjuicios-azucar_f4

La inflamación de la sangre es otra consecuencia de la elevada presencia de azúcar en la sangre, que puede causar la formación de coágulos, factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

Es por esto que se recomienda no sobrepasar las 15 cucharaditas diarias de azúcares diarios. Pero ¡atención!: esto comprende no sólo el azúcar que agregamos a la comida, sino también el azúcar contenido en los productos ya elaborados.

¡Una dieta sana es la mejor forma de prevenir las enfermedades cardiovasculares!