Dos maestros de Jujuy ganaron el premio de un millón de pesos al mejor equipo docente de Argentina – Desafios Educativos

Dos maestros de Jujuy ganaron el premio de un millón de pesos al mejor equipo docente de Argentina

Fernando Sueiro y Sueiro y Edgardo Balanza Ruggeri son docentes de la Escuela de Minas Dr. Horacio Carrillo, de Jujuy. Juntos formaron un equipo interdisciplinario que acaba de quedarse con el galardón mayor del premio nacional Maestros Argentinos, un millón de pesos que les permitirá seguir desarrollando su proyecto pedagógico.

La distinción fue anunciada por el presidente Mauricio Macri junto al ministro de Educación nacional, Alejandro Finocchiario, en la ceremonia de entrega de los premios que se realizó en el Centro Cultural Kirchner. El premio Maestros Argentinos se entrega desde el año pasado y es organizado por la Presidencia de la nación y el ministerio de Educación nacional para destacar el aporte del trabajo de docentes en escuelas estatales del país.

Desde 2012, los dos docentes jujeños llevan adelante un proyecto pedagógico que cruza la ciencia y la informática y las artes visuales. Los alumnos de Sueiro y Sueiro y de Balanza relevan problemas concretos de sus comunidades y luego, apoyándose en los conocimientos de las ciencias, desarrollan prototipos tecnológicos para solucionarlos. En el último paso, desde el área de informática y arte, producen videos tutoriales bien didácticos para compartir y enseñar esas soluciones a toda la comunidad.

Balanza, de 51 años de edad y más de 20 de docencia, profesor secundario del área artística y formado como profesor superior de piano, explica la relevancia de la tarea escolar encarada desde 2012: “Para nosotros, este proyecto implica acompañar a nuestros alumnos y darles la posibilidad de aplicar en la realidad de sus comunidades los conocimientos que adquieren en la escuela, que descubren en el aula”.

El proyecto de Sueiro y Sueiro y de Balanza representa un verdadero desafío en un sistema educativo poco acostumbrado al trabajo colaborativo y al cruce de áreas de conocimiento: del arte audiovisual a la informática y las tecnologías de la comunicación pasando por áreas claves como la matemática, la química, hasta lograr un mérito todavía más raro, que lo aprendido en el aula se concrete en soluciones prácticas de problemas de la vida real.

Sueiro y Sueiro tiene 45 años y 20 de docente. Es licenciado en gestión de la calidad educativa por la Universidad del Salvador y licenciado en Informática por la Universidad Católica de Santiago del Estero. En la Escuela de Minas es docente del área de informática aplicada.

“Es un proyecto realmente interárea -dice el profesor de informática-. Cuando no entienden algo en la etapa del prototipo, plantean por ejemplo ‘me falta entender este tema para llevarlo a la práctica’ y entonces nos contactamos también con profesionales del medio, ingenieros o químicos que puedan dar respuesta”.

El sentido de comunidad y la solidaridad con las poblaciones de la región es otro de los aspectos pedagógicos que destaca Balanza. “Es una iniciativa educativa orientada a la colaboración con la sociedad. “, dice.